01 Santos Enero0013Nació en Poitiers (Francia) en el año 315, de familia pagana que le proporcionó una esmerada educación.

Hizo sus estudios en su ciudad y en Roma y Grecia durante diez años.

Se ejercitó en la poesía, aprendió elocuencia y estudió mucho la filosofía de Platón.
Los paganos decían que había muchos dioses, y esto le fastidiaba a él.

Por eso cuando leyó la Biblia se entusiasmó al encontrar allí la idea de que no hay sino un solo Dios.

Era casado y tenía una hija. En el año 345 se hizo bautizar junto con su esposa y su hija.

Desde entonces se dedicó con toda su alma a leer y estudiar la Sagrada Escritura y dejó toda lectura simplemente mundana.

El año 350 murió el obispo de Poitiers y el pueblo aclamó como obispo a Hilario. Su esposa y su hija, que se habían vuelto muy santas, se retiraron a vivir como fervorosas religiosas, y nuestro santo fue nombrado obispo y luchó contra los herejes.

Dios le concedió hacer varios milagros. El más sonado fue la resurrección de un joven que ya llevaban a enterrar.

Los últimos años de su vida los empleó en defender de palabra y por escrito la divinidad de Cristo y la verdadera religión en Francia e Italia.

Y logró que a la muerte del emperador Constancio, la Iglesia, que estaba siendo tan perseguida, volviera a resurgir con admirable rapidez en los países de occidente.

 

 

 

Ilustración JAP/Salesianos Centroamérica